Paseo nostálgico


Deambular entre la arboleda, bajo el filtro de una luz amarillenta, es un placer para los sentidos. Sin ninguna propensión más allá que la de olvidar el cercano ruido tronante, y permitir que la mente marche a otro instante, a otra época, esa que sólo podemos vivir gracias a lugares que parecen inamovibles y reacios al pasar del tiempo.

Anuncios

About this entry