Arquitectura metafórica


Para la mente humana es tentadora la visión aislada de un edificio, de la misma forma que si fuera una pintura o una escultura colocadas sabiamente en un museo. Tratar la arquitectura de forma fragmentada es propio de la civilización individualista, donde el caos de la ciudad es sustituido por objetos separados y aislados. Cada elemento ignora a otro, o en el mejor de los casos, intenta con mucho esfuerzo llegar a un entendimiento.

 ¿Podemos considerar un edificio sin su particular entorno? Obviamente, no hay límites fijos, ni en el tiempo ni siquiera en el espacio. Lo mismo ocurre a la persona, asocial y rechazada por sus semejantes, o incluida en el entorno social al que pertenece. Corren tiempos de arquitectura metafórica.

Anuncios

About this entry