Posicionamiento del Arquitecto


POSICIONAMIENTO EN LA MENTE DEL CLIENTE

 

El arquitecto, como proveedor de servicios, posee una imagen de sí mismo, que pretende hacer llegar a la sociedad, al mercado y por último al cliente. Esto es lo que denominamos visión. La transmisión de sus conocimientos, mediante sus gestos, explicaciones habladas, bocetos, y el resto de recursos a su disposición, constituirán su imagen profesional y corporativa, es decir, la que llega al cliente. Éste la percibirá y quedará guardada en su memoria.

En la mente de cada cliente, a través de estas acciones, cada arquitecto se posicionará de acuerdo a una serie de categorías idealizadas. Estarán, fundamentalmente, en función del precio y del producto ofrecido. He aquí una cuestión primordial y de aparente distanciamiento entre ambos actores, arquitecto y cliente. Cuando un determinado cliente demanda un proyecto, él desconoce, con toda lógica, el arduo trabajo que hay detrás de la presentación y defensa de su solicitud. Es este punto, el más importante para la puesta en valor de la idea generada y llevada al papel. La consecución y logro de este proyecto, es vital para el desarrollo de la actividad de todo arquitecto.

Así que, se debe buscar el punto de unión de las aptitudes que cada arquitecto posee, al segmento del mercado en el que tendrá más valor y posterior desarrollo.

El posicionamiento en la mente del cliente, dependerá de numerosos factores, entre los que se encuentran la imagen generada, el precio unido a su valor intrínseco que será la ventaja que ofrece el proyecto. Si esto se consigue, capturaremos un espacio y categoría en la mente de este cliente, que a su vez comunicará a otro. Importante cadena de valor a la que debe aferrarse todo proveedor de servicios y sueños.

Anuncios

About this entry