¿Dónde están los pisos más caros del mundo?


Los pisos más caros del mundo están en Londres. El precio de cada m2 es de 78.353 €, ubicados en la dirección más exclusiva: One Hyde Park de Londres.

Se trata de un edificio de acero y cristal, con toques de madera, obra de Richard Rogers. Con espléndidas vistas sobre Hyde Park, por un lado, y portales en Knightsbridge, por el otro, en el meollo del centro de compras de más postín de la ciudad (casi enfrente de Harvey Nichols y a un paso de Harrods), nada más entrar en pleno funcionamiento el complejo ya han sido vendidos 50 de sus 84 pisos.

Algunos han cambiado incluso varias veces de mano y se han llegado a revender, en el caso de los penthouses que coronan las cuatro alas que se abren a Hyde Park, por 160 millones de euros. Uno de esas residencias para billonarios ha sido comprada por el primer ministro de Qatar, Sheikh Hamad al-Thani. Entre su vecinos se encuentran numerosas fortunas del Golfo y de Rusia.

Con un emplazamiento así, el negocio estaba cantado, incluso en la crisis inmobiliaria. Lo único es que la promotora tenía que ser también rica para afrontar el desafío. Especializados en promociones de lujo, los hermanos Candy, los apuestos Christian y Nick, se han esmerado en encarecer el producto con materiales de “prestige”. Así, por ejemplo, en los suelos se ha combinado el roble europeo con mármoles italianos de Breccia Paradiso. Las viviendas, en su mayoría amueblas, cuentan con complementos de marca, como máquinas de café Gaggenau.

Si en One Hyde Park están los pisos más caros, las casas más caras, porque se trata de mansiones, están en Kensington Palace Gardens, en la otra esquina de Hyde Park del lado sur. Allí han tenido casa Bernie Ecclestone y Roman Abramovich, y en la actualidad reside la familia Mittal, entre otras fortunas. La calle, con acceso controlado de vehículos, puede atraversarse caminando, pero está prohibido hacer fotos: por la seguridad de Embajadas, como la rusa y la israelí, pero se supone también que por la indecencia de la general suntuosidad.

Anuncios

About this entry